lunes, 3 de octubre de 2016

Urgencias

URGENCIAS. Almudena Grandes

Diario El país, 19/09/2016

Cuando cada paciente llega con su problema, la recepcionista le pregunta qué le ocurre, anota sus síntomas, y le advierte que el turno de atención puede verse alterado por la gravedad de los casos que se presenten. Las excepciones a la norma obedecen al interés general, y aunque para cada uno no existe cuerpo más importante que el propio, todos somos capaces de entenderlo.

Si tienes la mala suerte de que el trazado de una carretera pase por el jardín de tu casa, no te queda más remedio que resignarte a la expropiación. Se trata de otra clase de urgencia, donde el interés general, el bien común, vuelve a situarse por encima del derecho individual, incluso cuando es tan sacrosanto como la legítima propiedad.
Todo esto viene a cuento de que la expulsión de Rita Barberá del grupo del PP en el Senado, incrementará sus ingresos mensuales en 2.300 euros. Es la ley, aunque la ex alcaldesa de Valencia haya abandonado su partido a la fuerza, tras verse implicada en un caso de corrupción. La ley le permite conservar su escaño, pasar al grupo mixto, ganar cada mes casi 7.000 euros a cargo de los contribuyentes.
Entiendo los motivos que, hace décadas, impulsaron a los legisladores a decidir que el escaño es propiedad del parlamentario electo, pero me pregunto por qué ese derecho tiene que ser superior al de un ciudadano al que la misma legislación obliga a renunciar a su propiedad en favor del interés general. Ya sé que no conviene legislar en caliente, pero que un corrupto se vea favorecido por la ley en detrimento de las arcas públicas nos sitúa a todos en la posición de un agonizante cuyo tratamiento se posterga a favor de una señora que tiene un juanete. Quizás, sus señorías, ahora que tienen tiempo de sobra, podrían meditar sobre esto.


Tema→ El interés general prima sobre el individual.

Resumen→ Ya sea que alguien tiene prioridad sobre nosotros en la consulta del médico, como que nos deben expropiar la casa debido a que se va a construir una autovía, todos somos capaces de entender que el interés general prima sobre el propio.  
Lo difícil de entender es que una persona que ha abandonado su partido a la fuerza, siga manteniendo su escaño en el senado, que sus ingresos hayan aumentado y que la ley la respalde.

Estructura→ El texto que estamos analizando es periodístico, y se divide en tres partes: Introducción, desarrollo y desenlace.
La introducción del texto es el primer párrafo, en el que nos pone el primer ejemplo de excepción a la norma para decirnos de lo que va a tratar a continuación.
El desarrollo va de la línea 5 a la 19 (la penúltima línea). Nos da otro ejemplo de poner el interés común antes que el propio y nos introduce su crítica hacia Rita Barberá. Nos expone una serie de datos para apoyar su tesis y propone hacer una excepción a la norma como solución al problema.
Como conclusión, le dedica su artículo de opinión a sus señorías (los parlamentarios). Podemos encontrarla en la última línea.

Comentario Crítico→ Es un texto que pertenece al género periodístico y es de carácter argumentativo. Al ser argumentativo está expresando su opinión y es subjetivo. Una muestra de ello es la persona que utiliza para los verbos, qué es la 1ª como: Entiendo los motivos que...

Las ideas que trata en el texto son diversos: El bien común/ interés general,  excepciones a la norma que aceptamos y entendemos y la corrupción. La otra idea es más específica: La expulsión de Rita Barberá del PP y sus respectivas repercusiones. Añade una pregunta para que nos planteemos ¿Esta Rita Barberá por encima de cualquier ciudadano que renuncia a sus bienes por el bien común?
El lenguaje que utiliza es sencillo de entender para que pueda llegar el mensaje a todo el mundo y su intención es la de llamar la atención/ dar un toque de atención a sus señorías para que puedan hacer una excepción a la ley y hacer que Barberá abandone su puesto en el Senado.
Es un tema de actualidad, y para eso nos basta con mirar la fecha del artículo y se trata de un localismo, porque es un caso específico que ha pasado aquí, en España y que probablemente se frecuente muy poco en otros países.

Estoy de acuerdo con Almudena Grandes, en parte. Es de vergüenza que Rita Barberá no solo conserve su escaño en el Senado, sino que además al pasar al grupo mixto cobre unos 2000 euros más todos los meses.
La autora es de la opinión de que si todos los ciudadanos nos sacrificamos por el interés general en algunas ocasiones y entendemos que hay excepciones a la norma que son válidas y entendibles, ¿Por qué no hacer una excepción a la ley que respalda a esta senadora y quitarle su puesto en el Senado?
Eso estaría muy bien, si solo fuera una excepción a casos muy aislados que ocurren muy puntualmente. Pero ¿qué sucede si nos encontramos con que hay cientos de casos en los que hay que hacer excepciones? En ayuntamientos, parlamentos autonómicos, diputaciones provinciales y otros muchos organismos públicos, hay cargos políticos de distintos partidos que están bajo la sospecha de corrupción , en mayor o menor medida. En unos casos ya están siendo investigados por la justicia y en otros aunque hay claras pruebas todavía no han llegado a esa situación.¿A todos ellos hay que aplicarles la teoría de la autora y deben dimitir o ser cesados? Si esto fuera así ya no estaríamos hablando de excepcionalidad, sino de una vulneración continua de la ley por un supuesto interés general.
Los corruptos abundan en este país por desgracia, Barberá es solo uno de los muchos ejemplo, y todos ellos pertenecen a diferentes partidos políticos, porque al contrario de lo que opinen muchas personas, ser corrupto es una condición de la persona en cuestión y no de un partido o una ideología en particular.
Por lo tanto la ley debe cambiarse para impedir que se den estas situaciones bochornosas, pero aplicar la excepcionalidad queda a la subjetividad del o de los que tengan en su mano esa herramienta de poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario