viernes, 3 de junio de 2016

Comentario sobre la picaresca

España es un país en el que la picaresca es algo normal entre sus habitantes, para algo nosotros inventamos el género literario ¿no? ¿Pero qué entendemos como picaresca?
La picaresca en sí es un género literario que surgió entre el Renacimiento y el Barroco y que toma a un pícaro como personaje principal para criticar las instituciones degradadas de la España imperial.
Hoy en día entendemos como picaresca o pícaro a la persona que engaña o se comporta con astucia y disimulo para conseguir un fin determinado, y vemos ejemplos todos los días en el telediario: Bárcenas, José Antonio Griñán, Jordi Pujol... Todos son unos pícaros y unos embusteros, pero al igual que existen pícaros que engañan a lo grande consiguiendo defraudar inmensas cantidades de dinero también existe el pícaro de calle (como yo lo llamo).
Trabajos en negro, fraude a los seguros para cobrar dinero, impagos en la comunidad de vecinos o de peajes, etc. ¿Es que nadie se queja de esos picaros? ¿O solo nos quejamos cuando son grandes cantidades de dinero público lo que se roba?
Muchas personas ven normal falsear datos para que te den acceso a becas que por renta no te pertenecen o gastarse el dinero de una ayuda pública en hacer un viaje.
La mayoría recurre a la típica excusa de, ¿pues si él lo ha hecho por qué yo no?, y se escudan en ella.
Nuestra condición de españoles nos hace difícil ver que eso no es una excusa válida, sino una falacia lógica (tu quoque). ¿Pienso que es un rasgo nacional? Por supuesto, y no solo lo pienso yo, lo piensan todos los extranjeros, es uno de los  tópicos españoles que sí se cumple. Lo que me planteo yo es, si ellos tuviesen oportunidad de llegar a cargos públicos altos y de poder robar o beneficiarse de la situación ¿Lo harían, o se pondrían a pensar cuando criticaban a los corruptos de turno? Hipócritas.

¿Quedan ideales por los que luchar? Se podría decir que sí, esos ideales serían los de acabar con la picaresca que nos caracteriza o al menos rebajar el nivel de beneficios obtenidos por ella. ¿Quiénes los defienden? Personas que tienen un sentido de la ética y la moral altos y que esperan poder mejor su país aunque sea un poco.  ¿Siguen existiendo "quijotes"? Seguro que sí, aunque entendiendo como quijote a personas que quieran actuar bien y por lo menos con sentido común. Un Quijote literalmente significa una persona que no esté en su sano juicio y que hiciera lo que le pareciera correcto.

En definitiva, los pícaros han ido evolucionando a medida que han pasado los siglos. Antes los picaros de calle usaban su ingenio para conseguir comida y ahora lo hacen para vivir del estado. Los que sí que no han cambiado son los pícaros que están en altos cargos, tanto antes como ahora siguen defraudando, robando o utilizando su poder en cuanto tiene ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario